viernes, 5 de diciembre de 2008

La censura en un mundo feliz

Los habitantes del país estaban orgullosos de lo que se había conseguido en treinta años de gobierno democrático, treinta años de gobierno único, treinta años de progreso.
Después de siglos de historia de pobreza, de humillación, de arrastrarse por las cloacas por unas migajas de pan, después de un remoto pasado glorioso, el ave fénix resurgía de sus cenizas. En esta tercera modernización del país nadie dudaba de que todas las libertades estaban consolidadas, que la censura era un oscuro recuerdo de la historia negra del país, una historia no tan lejana, vivida por una gran parte de la población del país.
El joven profesor era feliz en su primer destino, a pesar del absentismo y del fracaso escolar, a pesar de que el alabado y perfecto TIC no funcionaba en el centro, a pesar de que se encontraba ante un alumnado muy desmotivado, acunado en manos de una administración que hacía todo lo posible por ahorrarle esfuerzos, en pos de unos números favorables en educación frente al resto del continente.Una mañana llegó a sus oídos una noticia a la que no daba crédito. En este país próspero, defensor de todas las libertades, había centros públicos donde se censuraba en internet la entrada a cierta prensa muy contraria al gobierno del país. Una prensa en la que escribían algunos columnistas que muy a menudo eran más agitadores que narradores de opinión, y donde sus periodistas cargaban, a veces sin sentido, contra el partido del gobierno, ese partido que llevaba gobernando, como si de un cortijo se tratara, el país. A pesar de que el profesor no simpatizaba con este tipo de prensa no podía creer que en su país se hicieran esas, cosas que parecían olvidadas en el fondo de un baul oscuro y maloliente que se consiguió cerrar hacía ya muchísimos años, tantos que el joven profesor ni siquiera los había conocido.
Pasó el curso y el joven profesor fue olvidando aquella noticia, entre juergas, borracheras, estudios y exámenes de oposición, llegó Septiembre y el joven profesor recibió un nuevo destino.
Para una de sus clases necesitaba unos mapas y estadísticas para trabajar con sus alumnos, y recordó que en la web del susodicho periódico tenía una sección muy buena, que ha recibido incluso premios a nivel mundial, de donde podría obtener el material didáctico.
Recordó lo que le habían contado, pero una vez más no quiso ver la verdad, no lo creyó, pensó que eso sólo podía ocurrir en países más atrasados, donde imperara aún alguna que otra dictadura. Se sentó frente al ordenador, se conectó a la red, tecleó la dirección y.......





La realidad le golpeó en la cara y se quedó con cara de gilipollas, era cierto, había instituciones públicas donde se llegaba a censurar la prensa contraria al régimen...
Sintió asco por el mundo donde le había tocado vivir, sus convicciones de absentismo político quedaban asentadas cada vez más.

4 comentarios:

Mirando al Cielo dijo...

PO PON EL PAIS MIARMA!!

Mirando al Cielo dijo...

Mi primer comentario ha sido a cuento de lo que habías contado, pero este segundo es para rendir honores la que va a ser seguro un gran blog y felicitarte por la iniciativa...espero que no te canses de escribir aqui. UN BESO.

Legionariodlmoreno dijo...

Me gusta,un sitio más por donde pasear y además de un amigo.Imagino q puedes dar bastante de sí.
En cuanto a la entrada q decir,pues q efectivamente esas cosas son las q provocan ese absentismo político del q hablas y q tan bien les viene a los q manejan el cotarro,q así pueden hacer y deshacer a su antojo sin moscas cojoneras q defiendan nigún ideal contrario al suyo...

López dijo...

Mirando al cielo, el país es fácil de adivinar, o también quieres una pista? segro que no, que ya lo sabes, y muchas gracias por las palabras y somo tu dices espero no cansarme, pero ya sabes que soy mu perro.

Legionariodelmoreno agradecerte también los ánimos para este blog y la confianza que tienes en que pueda dar algo de si...
En cuanto a tú comentario ojalá hubiera muchas moscas cojoneras que consiguiera cambiar un poco ésto, aunque lo dudo, una mosca es muy fácil de aplastar.

Besitos para todos